bellezadesalud

Posts Tagged ‘toxico

El humo del cigarrillo contiene más de 4.000 sustancias químicas, incluyendo cosas verdaderamente desagradables, como cianuro, plomo y varios compuestos, al menos 60 de ellos causan cáncer. Cuando usted fuma durante el embarazo, estas sustancias tóxicas se mezcla en el torrente sanguíneo, la única fuente de su bebé de oxígeno y nutrientes.

Aunque ninguno de esos productos químicos  es bueno para su bebé, existen dos compuestos que son especialmente dañinos: nicotina y el monóxido de carbono. Estas dos toxinas están presentes en casi todas las complicaciones relacionadas con el tabaquismo en el embarazo, ginecología y obstetricia, dice James Chrismas, el director de medicina materno fetal perinatal para los Asociados de la Commonwealth en el Doctors Hospital de Henrico enRichmond, Virginia.

Las complicaciones más graves  son muerte fetal, parto prematuro y bajo peso al nacer, esto puede ser atribuido al hecho de que la nicotina y el monóxido de carbono trabajan juntos para reducir la oferta de oxígeno a su bebé .

La nicotina ahoga al feto,  liberan oxígeno al estrechar los vasos sanguíneos de todo su cuerpo, incluyendo los que están en el cordón umbilical. Es un poco como forzar al bebé a respirar a través de una pajita estrecha. Para empeorar las cosas, los glóbulos rojos que transportan oxígeno empiezan a recoger las moléculas de monóxido de carbonoen su lugar. De repente, que la paja estrecha ni siquiera tiene tanto oxígeno como debería.

Si una mujer fuma mientras está embarazada se aumenta considerablemente el riesgo de tener bebés con defectos congénitos en el corazón. Esto es una información que ya se sabe hace demasiado tiempo, pero ahora se acrecentó la confirmación, ya que se realizó un estudio en los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Ellos afirmaron todos los avances que se habían realizado en este sentido. En la actualidad, la gran mayoría de las mujeres ya están al tanto de estos datos, y por eso se genera una prevención muy grande en este factor.

Adolfo Correa fue uno de los principales autores del estudio, y es parte del Centro Nacional sobre Defectos Congénitos de los CDC. El se encargó de hablar públicamente después de que se haya culminado con el estudio, al decir que se pudieron demostrar que existe una asociación entre el fumar de la madre durante todo el primer trimestre del embarazo, junto a los defectos congénitos del corazón.

La posibilidad de que el bebé nazca con defectos congénitos en el corazón es de un 20 o un 70 por ciento, si la madre fuma durante el periodo de gestación. Los investigadores que estuvieron a cargo de la tarea de la realización del estudio dieron con un vínculo muy grande entre la exposición al tabaco y los defectos que obstruyen el flujo de sangre, en el costado derecho del corazón, hacia los pulmones.

Pero también se pueden generar aperturas entre todas las cámaras superiores del corazón. Estos son denominados defectos del tabique auricular.

Por último, el médico afirmó que en cualquier momento del embarazo, el cigarro o el humo del mismo tiene efectos negativos para la madre y para el bebé. Por esta razón, nunca hay que concurrir a un espacio en el cual haya fumadores a nuestro lado.

Anuncios

Propiedades de las Uvas en la prevención de Enfermedades Cardiovasculares

Las uvas rojas nos han acompañado por milenios como deliciosas frutas y como una de las bebidas más saludables, el vino, y los beneficios saludables del vino tinto se encuentran en permanentes estudios por parte de la ciencia, descubriéndose cada vez más propiedades, sin embargo las uvas con las que se elabora ofrecen aún más beneficios para la salud, incluyendo su capacidad para combatir enfermedades como el cáncer y las enfermedades del corazón, éstas últimas gracias a sus compuestos químicos que actúan regulando naturalmente los niveles totales de colesterol.

Los antioxidantes naturales contenidos en las uvas rojas además de ser muy abundantes, son de altísima calidad y a los cuales se les atribuyen las propiedades saludables a nivel cardiaco, tales como la regulación natural del colesterol que evitaría el engrosamiento de las paredes arteriales, al no permitir su acumulación en las mismas y así como también evitar losdesórdenes de la presión arterial o el desarrollo de la aterosclerosis, todo conducente a y la prevención de enfermedades cardiovasculares.

En resumen y según las últimas investigaciones las uvas rojas poseen la capacidad de relajar de forma natural los vasos sanguíneos gracias a su contenido antioxidante, con lo cual se disminuye el riesgo de enfermedades cardiacas,compuestos que se encuentran principalmente en su piel y las semillas.

La sustancia especifica más importante contenida dentro del complejo antioxidante de las uvas se llama “resveratrol“, hoy considerada una sustancia mágica, ya que favorece distintos niveles de la salud humana y se encuentra en el jugo de uva roja especialmente, según la Clínica Mayo, por lo cual beber jugo de uvas o comer uvas rojas proporciona tantos o más beneficios que el consumo de vino tinto a nivel de la salud cardiaca.

Las uvas rojas o púrpuras reducen el riesgo de formación de coágulos sanguíneos, así como de colesterol LDL o colesterol malo, favoreciendo la protección de los vasos sanguíneos y por lo tanto reduciendo el riesgosufrir Hipertensión arterial, también llamada el “asesino silencioso“.

Ya que los radicales libres son tan dañinos para el organismo la naturaleza ha diseñado un sistema para neutralizarlos. Se producen dentro de la célula sustancias denominadas “antioxidantes” que son las encargadas de convertir a los radicales libres en moléculas que ya no son dañinas. Los antioxidantes no solo se producen dentro de la célula sino que también pueden ser ingeridos en la alimentación. Los alimentos más ricos en antioxidantes son las frutas y las verduras crudas.

Cuando el cuerpo enferma o envejece se produce un gasto fuerte de antioxidantes por lo que es necesario procurar que la dieta sea lo más rica posible en los mismos. Los antioxidantes aportados por la alimentación más conocidos son la Vitamina C, los beta carotenos, la vitamina E, flavonoides y bioflavonoides (Xantonas), el selenio pero existen algunos más. Hoy en día se conocen perfectamente muchos de ellos.

Se ha demostrado en un gran número de trabajos científicos que consumir dichos antioxidantes en dosis superiores a las que aparecen normalmente en los alimentos y a las consideradas convencionalmente como mínimas, reduce considerablemente la incidencia de las citadas enfermedades degenerativas, se aceleran los procesos de curación del organismo y se reducen de forma importante los efectos secundarios de tratamientos agresivos como por ejemplo los corticoides, los antibióticos, los antiinflamatorios no esteroides, la quimioterapia, la radioterapia, etc. Muchas veces dichos tratamientos no producen efectos secundarios apreciados a simple vista pero sabemos perfectamente que son causa de estrés muy diverso sobre órganos fundamentales (hígado, riñón, corazón, etc).

El sistema de vida urbano, invadido por productos químicos tóxicos, y la velocidad acelerada hacia ninguna parte, causante del estrés y el cansancio, constituye un óptimo nido de generación de radicales libres.
Para echar una simple mirada global sobre el panorama, podemos decir que en la nutrición, nuestros mayores enemigos son:
La mayoría de los aditivos químicos (conservantes, colorantes, espesantes, edulcorantes, saborizantes, etc.) en los alimentos en conservas y embutidos; las grasas animales y la de los aceites y mantequillas calentados al fuego o por hidrogenación; alimentos tostados o quemados (en las barbacoas, en la plancha o simples tostadas un poco pasadas); bebidas alcohólicas; café, sodas y gaseosas; los pesticidas en las frutas y verduras; los azúcares refinados… Factores químicos como: la contaminación en el aire; los humos de los coches; el tabaco (por inhalación directa o indirecta); ciertos componentes en perfumes y cremas para la piel, champús y jabones; pinturas; detergentes para la ropa y productos para la limpieza de la casa.
Radiaciones del sol (especialmente a mediodía, más directo); campos electromagnéticos (postes de electricidad cercanos, excesiva exposición a la pantalla del televisor o el ordenador), rayos X, etc.