bellezadesalud

Posts Tagged ‘peso

¿Excesos de fin de semana? Pues es lunes y es hora de cuidarte para que puedas llegar al fin de semana y no rodar y rodar y rodar.

Siempre  empezar el lunes con detox o ayuno, así que hoy te doy una guía para toda la semana!

Sin excusas!

Sigue esta dieta hasta encontrarte bien y/o perder los kilos ganados durante el fin de semana.

  • A todas horas: Agua o infusiones.
  • Acompañando las comidas: una rebanada de pan integral. El centeno es el cereal más depurativo.

Lunes y jueves:

  • Desayuno: té verde o infusión con yogur desnatado.
  • Media mañana: una fruta.
  • Comida: Verdura cocida y 2 lonchas de jamón de pavo. Queso fresco.
  • Merienda: un quesito y un yogur desnatado.
  • Cena: Filete de trucha al horno con ensalada verde y roja.

Martes y viernes:

  • Desayuno: té verde o infusión con yogur desnatado.
  • Media mañana: una fruta.
  • Comida: Espinacas con gambas y 2 lonchas de jamón serrano.
  • Merienda: un quesito y un yogur desnatado.
  • Cena: Sopa juliana de verduras y pescado a la plancha.

Miércoles:

  • Desayuno: té verde o infusión con yogur desnatado y una fruta.
  • Media mañana: un yogur desnatado
  • Comida: Pollo a la plancha o asado con ensalada de verduras verdes.
  • Merienda: una fruta.
  • Cena: Sopa de pescado, ensalada vegetal y 2 yogures desnatados.

Sábado:

  • Desayuno: té verde o infusión con yogur desnatado.
  • Media mañana: una fruta.
  • Comida: merluza a la plancha con un plato de verduras cocidas aliñadas con ajo y un poco de aceite crudo.
  • Merienda: un quesito y un yogur desnatado.
  • Cena: Tortilla de espárragos y ensalada de pimientos rojos asados con ventresca.

Domingo:

  • Desayuno: té verde o infusión con yogur desnatado.
  • Media mañana: una fruta.
  • Comida: Revuelto de setas con jamón y ternera a la plancha.
  • Merienda: un quesito y un yogur desnatado.
  • Cena: Una rodaja de salmón a la plancha con ensalada de la huerta.
Anuncios

En que consiste la dieta china?
La Dieta china es generalmente considerada como una dieta muy saludable ya que los mismos chinos se preocupan mucho por los hábitos alimentarios que son vistos como un factor importante para una vida saludable. Hay un proverbio chino que dice “La enfermedad entra por la boca y la desgracia sale de la boca”.

Esta dieta consiste en mantener el equilibrio entre el ying y el yang. Para ello combinan cinco tipos de alimentos que se corresponden con los cinco elementos. Los cinco grupos: dulce (tierra); amargo (fuego); agrio (madera); picante (metal) y salado (agua).

Aconsejada para quienes quieren además de adelgazar, reponer energías.

Contraindicada para quienes no son muy afectos a la verduras ni al pescado.

Esta dieta tiene un tiempo de duracion de una semana y conviene hacerlo una vez al mes.

Principios de la dieta china

  • Combine en las comidas principales alimentos tibios, frescos y calientes.
  • Cocine las verduras al vapor.
  • Aplique el concepto Yin-Yang: (caliente al fuego el agua y cuando hierva, eche recién las verduras).
  • Utilice aceite o margarina en vez de manteca o grasa animal.

Ejemplo de dieta china

Una típica dieta china incluye gran cantidad de verduras, pescados y mariscos, con muy poca cantidad de azúcar o de postre.

  • Desayuno
    • 1 tasa de café o té (sin leche ni azúcar).
    • Pan integral, muy tostado, con manteca (no margarina), 1 a 3 rebanadas. O 3 frutas secas. O un plato de frutas semiácidas (manzana, pera, ciruela, etc.). O 1 a 2 bananas maduras. O 1 taza de ensalada de frutas de estación.
  • Almuerzo
    • 1 vaso grande de jugo de zanahorias fresco o una ensalada de verduras crudas con aceite de oliva y limón o 1 plato de fritas semiácidas.
    • 150g de pescado asado o hervido, o pollo sin piel o carne magra.
    • Un puñado de nueces o almendras.
    • Té o café sin azúcar.
  • Cena
    • 150g de pescado fresco, al vapor, con salsa de jengibre o 150g de tofu (requesón de soja) o camarones frescos ligeramente salteados con ajo y jengibre.
    • Verduras frescas al estilo chino (ligeramente salteadas).
    • Una ensalada de vegetales crudos, si se desea.
    • Un vaso de agua mineral o te (sin azúcar)

A lo mejor en alguna ocasión te has planteado la posibilidad de entrenar en ayunas, al poco de levantarte. Es una opción a tener en cuenta para quienes tengan poco tiempo a lo largo del día y puedan sacar algo antes de empezar con su jornada laboral o con sus estudios, ya que así se gana el tiempo que de otra manera se dedicaría a la digestión del desayuno.

Para empezar a hacer deporte en ayunas debes tener en cuenta algunas cuestiones que a continuación se exponen:

  • Ten en cuenta que no puedes ponerte el primer día a entrenar como si lo hicieras en otro horario. El cuerpo necesita adaptarse.
  • Cuando nos levantamos llevamos varias horas sin ingerir alimentos, por lo que el organismo se encuentra conbajos niveles de energía, por lo que el deporte lo que incrementará el consumo de la grasa corporal que tengamos acumulada.
  • Esto hace que para quienes quieran perder peso sea una opción recomendable, siempre que se haga progresivamente, tal y como hemos explicado en el primer punto.
  • No obstante, hacer deporte en ayunas tiene sus riesgos. Como el cuerpo tiene pocas reservas de energía corremos el riesgo de sufrir un bajón de azúcar, lo cual puede hacer que nos mareemos o incluso que nos desmayemos.
  • Una vez que terminemos de entrenar el metabolismo estará acelerado durante todo el día, con lo que el consumo de calorías será más elevado.

Aunque no muchas personas lo tengan en cuenta, existe el peso ideal (pero no se trata del peso impuesto por la moda y las revistas con modelos con claros déficits alimenticios). La única manera de saber el peso ideal que tendríamos que tener es relacionar la altura y el peso actual.

Este índice fue desarrollado por la Organización Mundial de la Salud y es conocido como el “Índice de Masa Corporal”. Para poder obtenerlo hay que pasar nuestra estatura de metros a centímetros, multiplicando los primeros por si mismos (supongamos que la altura sea 1,80 metros x 1,80= 3,62m2), luego se debe dividir el peso por éste número (supongamos 75/ 3.62 = 20,71) Este resultado será el índice de masa corporal, en este caso es 20,71. Resultados de entre 30 o más indica obesidad, de 25 a 29 es sobrepeso, de 19 a 24 es normal y por debajo de 18 se está frente al extremo opuesto, una delgadez severa y riesgosa.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que una persona puede tener mucha masa muscular, como los deportistas, y esto no significa que estén obesos, sino que los músculos pesan más por una densidad ósea o muscular, adiposa, etc.
Usualmente se sabe que existen tres tipos de contextura física, con los longilíneos, los normilíneos y los brevilíneos. Los primeros son más estrechos y alargados, mientras que los segundos tienen un desarrollo más armónico, donde la estatura corresponde e la abertura máximo de los brazos presentando una musculatura media y miembros bien formados, a diferencia de los últimos que presentan formas más cuadradas con tendencia a la obesidad o al sobrepeso, con músculos más desarrollados y una sólida fortaleza corporal que resalta a simple vista de cualquiera.

Uno de los consejos más clásicos para bajar de peso mantenerlo es tan simple como comer más despacio. Comer lento tiene grandes beneficios, así que para un segundo y tómate tu tiempo para comer.

Entre los beneficios que surgen de comer más despacio se encuentran:

Mejor digestión: el proceso de digestión comienza cuando ponemos la comida en nuestra boca, masticar más, y comer más despacio le da al cuerpo la cantidad de tiempo necesaria como para que no te sientas hinchado o sufras una indigestión.

Comer menos calorías: cuando comes más despacio inclusive comes menos que cuando comes cualquier cosa rápidamente. Tu estómago necesita aproximadamente de unos 20 minutos para notar que está lleno, entonces si le das el tiempo que necesita seguro que le estás dando el tiempo para darse cuenta que ya no necesita más alimento. Si te tomas menos de 20 minutos para comer, seguro que vas a seguir comiendo sin darte cuenta de que ya no tienes hambre.

Disfruta más de tu comida: cuando te tomas el tiempo adecuado para comer sin dudas que disfrutas más, puedes prolongar el placer de comer cuando lo haces más despacio, así disfrutas más y te sientes satisfecho.

Utiliza cubiertos. Deja a un lado la costumbre de comer cualquier cosa y parado, sino que tómate tu tiempo. Siéntate en una mesa, utiliza cuchillo y tenedor, tienes que hacer una pausa.

Conversa con otros mientras comes. Trata de no comer solo, se disfruta más la comida cuando estamos en compañía de otros. Tampoco comas enfrente a la TV, sino que intenta que sea un momento ameno como para ponerse al día con la familia. ¡Sí se puede comer y hablar!

No leas o trabajes mientras estés comiendo. Cuando comes trata de concentrarte en eso, se puede hablar pero no puedes prestarle la debida atención al trabajo o a la lectura cuando estás almorzando, y tampoco estás atendiendo a los diferentes sabores y texturas de tu comida. Es decir, no disfrutas ni una cosa ni la otra.

Dieta de la fresa para bajar de peso y depurar nuestro organismo. Ahora que se acerca la temporada de las fresas es el mejor momento para comenzar un régimen a base de esta deliciosa fruta de primavera rica en Vitamina C, Vitamina E, fibra, potasio y con propiedades antioxidantes que nos ayudará a adelgazar y recuperar nuestra figura para la llegada del buen tiempo. Si te encantan las fresas, toma nota del menú y prepárate para seguir esta dieta primaveral uno o dos días a la semana para perder esos kilitos de más.
Podemos encontrar varias dietas a base de frutas como la dieta de la manzana o la dieta de la naranja para que cada una elija la que más le guste o la que esté de temporada en el momento de hacer el régimen. Hoy os traemos la dieta de la fresa para las apasionadas de esta deliciosa y refrescante fruta. Recuerda que debes hacer esta dieta una o dos veces por semana y el resto de días llevar a cabo una alimentación sana y equilibrada, practicando ejercicio regularmente.

  • Para desayunar:
    Un vaso de leche de soja con dos cucharadas soperas de germen de trigo, un zumo de naranjas natural y cinco fresas.
  • Para comer:
    Una ensalada con hojas de berro, zanahoria, tomate y lombarda (aliñada sólo con un poquito de aceite y sal) y un plato de arroz integral con alcachofas y espinacas.
  • Para merendar:
    Una ensalada de frutas (fresas, manzana, pera y zumo de naranja) o diez fresas con dos nueces.
  • Para cenar:
    Una taza de caldo de verduras casero, patatas al horno con un poquito de aceite, sal y ajo y un batido de leche de soja con fresas o cinco fresas.

Las fresas hidratan y limpian nuestro organismo eliminando las toxinas, cuidan nuestra piel, tienen propiedades terapéuticas, mejoran el tránsito intestinal e incluso mejoran nuestro estado de ánimo y son consideradas como un alimento afrodisíaco. Unas muy buenas razones para incluirlas también en nuestra alimentación diaria tomándolas de postre, como almuerzo o para merendar.

Dejar de fumar es una tarea un poco complicada. No caben dudas de que se trata de todo un proceso en el cual es necesario voluntad, perseverancia y un poco de ayuda, ya sea del entorno familiar como del empleo de ciertos productos. A pesar de esto, no podemos dejar de mencionar que abandonar el tabaco no sólo trae consigo cosas positivas (un mejor aspecto, más vitalidad, una mejor calidad de vida, un entorno más saludable, un gasto menos, etcétera), sino que también puede vincularse con algunas complicaciones no tan agradables. Esto es así porque la gran mayoría de las personas que logran dejar de fumar aumentan de peso.

Con respecto a esto, no hay que olvidar que no todos los individuos son iguales, por lo que no todos engordan cuando logran dejar el cigarrillo. Esto depende en su mayoría de cómo los fumadores controlen su ansiedad cuando pasan por la etapa de abandonar el tabaco, sin dejar de mencionar que la dieta específica que lleven juega un papel fundamental.

La realidad es que por lo general cuando un individuo deja de fumar suele aumentar dos kilos, pero si al mismo tiempo de que se abandona el cigarrillo se adoptan hábitos saludables con respecto a la alimentación, las probabilidades de engordar disminuirán en gran medida.

Si eres una de las tantas personas que fuman y desean dejar de lado el vicio, no olvides combinar tu tratamiento para abandonar el cigarrillo con una dieta sana y actividad física. Se trata de algo fundamental para aquellos individuos que planean abandonar dicho hábito de forma definitiva, ya que fumar disminuye el apetito y permite que el cuerpo pueda asimilar menos cantidades de grasas.