bellezadesalud

Posts Tagged ‘ejercicio

Si tenemos exceso de grasa y queremos perderlo haciendo ejercicio, normalmente pensamos en ejercicios de alta intensidad como carrera, bicicleta, aerobic, etc., para lograrlo. Sin embargo, si por nuestra edad, condición física o alguna lesión no podemos realizar este tipo de ejercicios, no por ello debemos dejar atrás nuestro objetivo, ya que podemos perder la grasa que nos sobra realizando una actividad tan cotidiana como caminar.

Para lograrlo, debemos aumentar la intensidad de la caminata y, para ello, nada mejor que añadir al movimiento de las piernas movimiento de brazos, enérgico, balanceándolos hacia atrás y hacia adelante. Si queremos, podemos simular el movimiento como si utilizáramos bastones de esquí para andar, extendiendo y flexionando cada brazo e incluso, si nuestra condición física nos lo permite, podemos llevar unas pesas ligeras de muñeca de medio kilo para aumentar la intensidad del movimiento.

Si utilizamos bastones de walking, también incrementaremos en un 20% las calorías quemadas.

Al caminar, lo haremos siempre erguidos, manteniendo nuestro cuerpo alineado, contrayendo los abdominales y los glúteos. Con ello no sólo mejoraremos la alineación corporal, sino que aumentaremos las calorías quemadas.

La velocidad también es importante. Debemos caminar a ritmo rápido, aunque no tanto que no podamos respirar. Según caminemos más, podremos hacerlo más rápido.

Para quemar más grasa mientras caminamos, podemos, durante nuestro paseo, subir y bajar alguna escalera o pendiente, mejorando la tonificación de nuestros glúteos y piernas. Si es necesario, bajaremos un poco el ritmo de la caminata para respirar con mayor comodidad, y sobre todo cuando caminemos cuesta abajo, para de este modo evitar posibles daños en la rodilla.

A lo largo del paseo, podemos realizar rutinas como flexiones de brazos, elevación de talones o sentadillas, que nos van a permitir que el entrenamiento del cuerpo sea completo, haciendo el ejercicio aún más eficaz para quemar grasa y, sobre todo, más divertido.

Simple y sencillamente elimina por lo menos 200 calorías de tu consumo diario y trata de hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio tres veces a la semana, no necesariamente tienes que ir al gimnasio puedes bailar, caminar, nadar en fin muevete. Hay varias formas de hacerlo:

Disminuye o aun mejor elimina el azúcar. El azúcar no tiene nutrientes, produce caries en los dientes e infecciones en las encías además de causar problemas cutáneos. Sustituye los postres, chocolates y dulces por frutas o snacks con proteínas. Al eliminar o disminuir el azúcar estarás también mejorando la textura de tu piel. Las bebidas carbonatadas tienen aproximadamente 10 cucharadas de azúcar por cada 12 onzas. La mayoría de los cereales procesados (los que compras en cajas) también contienen mucha azúcar. Lee las listas de ingredientes y trata de comprar los alimentos que contienen menos azúcar y menos corn syrup (miel de maíz).

Disminuye la grasa. Trata de no comer comidas fritas frecuentemente, déjalas solo para ocasiones festivas. Prefiere la mantequilla a la margarina, el aceite de oliva o canola a los aceites de palma o grasas animales. Prefiere las carnes magras y preferiblemente blancas.

Disminuye los carbohidratos simples. Las pastas, las patatas (papas), el arroz blanco y el pan blanco son ejemplos de carbohidratos simples. Estos alimentos estimulan la producción de insulina, nos satisfacen inmediatamente pero producen una reacción en cadena que hacen que sintamos hambre (y deseemos carbohidratos simples) cada dos horas y se vuelve un circulo vicioso. Sino quemamos las calorías que estos alimentos proporcionan el cuerpo los almacena como grasa. Si deseas bajar de peso y mantener un peso saludable toda tu vida tienes que controlar el consumo de estos alimentos.

Músculo y grasa. Entre mas músculo y menos grasa tienes más rápido perderás peso. Los músculos consumen calorías y la grasa no. Para aumentar nuestra masa muscular y evitar perderla con el paso de los años (a medida que envejecemos perdemos masa muscular) debemos hacer ejercicio. El ejercicio aunque sea moderado es muy beneficioso.

En resumen si solo controlas el tamaño de las porciones y disminuyes el consumo de los alimentos indicados anteriormente veras un cambio en tu peso. No se trata de pasar hambre, ni de eliminar por completo ningún alimento, se trata de comer con moderación y dejar los alimentos peligrosos para ocasiones especiales. Pequeños cambios producen grandes resultados.

1. Si sos novato aprende a ejecutar correctamente los ejercicios.

2. Limita el entrenamiento abdominal a los movimientos básicos.

3. No pongas las manos en el cuello o tras la cabeza, mantenelas cerca o a los lados de la cabeza o cruzadas en el pecho.

4. El cuello debe estar recto en linea con el tronco.

5. La barbilla elevada nunca pegada al pecho.

6. Al realizar la contracción abdominal sube el tronco sin doblar el cuello.

7. No eleves el cuerpo usando los músculos lumbares.

8. Si te cuesta hacerlo, comenza apretando solamente el estómago.

9. Realiza movimientos lentos y controlados, hacer los movimientos lentamente cansa más pero es mucho más eficaz y seguro. Al realizar los ejercicios hazlos de forma lenta y controlada. Concéntrate en lo que estás haciendo dominando la técnica de ejecución, de nada sirve hacer 1.000 abdominales si estás pendiente de otra cosa como hablar por el celular, mandar mensajes de texto o conversando con tu pareja de entreno.

10. Mantener un instante la posición de máxima contracción aumenta el trabajo de la musculatura y fomenta el desarrollo de su potencia.

11. Si no estás entrenando correctamente tus abdominales corres el riesgo de lesionarte más.

12. Incrementa progresivamente la intensidad.

13. Inclui variedad en tu rutina de abdominales: un ejercicio para los superiores, otro para los inferiores y otro para los oblicuos.

14. Entrena tus abdominales según la fortaleza de cada región, trabaja de abajo hacia arriba. Primero debes trabajar la parte más baja de los rectos abdominales pues es la más complicada de tonificar; luego trabaja los oblicuos, para terminar con la porción superior de los rectos, ya que es la mas sencilla de trabajar.

15. La sugerencia anterior no es estricta, podes variar los ejercicios a realizar y el orden de ejecución.

16. Realiza las repeticiones necesarias para lograr la fatiga muscular, si puedes hacer mas de 25 reps debes agregar dificultad o peso en la ejecución.

17. Si quieres añadir intensidad y desarrollar músculo puedes trabajar con cargas (pesos).

18. Descansa de 20 a 45 segundos entre repeticiones dependiendo de tu condición física.

19. Inclui períodos de recuperación entre sesiones de entrenamiento abdominal, recuerda: no siempre “mas es mejor”.

20. Deja al menos 48 horas de descanso entre cada sesión: con dos o tres días a la semana es suficiente.

21. Controla la respiración, Expulsa el aire por la boca cuando hagas la contracción e inspira por la nariz cuando relajes.

22. Controlando la respiración lograrás aumentar la intensidad del ejercicio notablemente.

23. No uses los flexores de la cadera, procura sentir que estás apretando los abdominales y no tirando de los músculos que están cerca de las ingles.

24. Evita las elevaciones de piernas extendidas y los giros excesivos, son poco efectivos y muy lesivos.

25. Hace siempre los abdominales con las piernas dobladas o las rodillas flexionadas según el ejercicio que realices.

26. Realiza flexiones de abdominales hasta los 30 grados, después de eso el trabajo lo realiza el psoas ilíaco.

27. Si no ves resultados aunque te esforces es porque no estás haciendo bien tus ejercicios abdominales. Si estás entrenando bien deberías empezar a ver resultados aproximadamente en un mes.

28. Realiza ejercicio aeróbico de intensidad media y larga duración para lograr definición muscular en tu zona abdominal.

29. Controla lo que comes, no se puede alcanzar definición muscular sin llevar dieta. Alimenta adecuadamente tus abdominales. Puedes hacer todos los ejercicios que quieras pero si no disminuyes la cantidad de grasa acumulada nunca se verán, así que cuida tu alimentación.

30. No basta con tener unos grandes músculos abdominales; el secreto de una buena sección media es que se vea bien.

31. Trabaja tu abdomen durante la actividad cotidiana. Mientras conduces el coche, caminas o realizas las actividades del dia a dia, en lugar de mantener los músculos abdominales relajados intenta contraerlos metiendo la panza; no olvides respirar.

32. Progresa en tu entrenamiento. Habrá un momento que el entrenamiento no te suponga esfuerzo, antes de llegar a este punto debes cambiar la rutina y buscar una más complicada.

33. Para disminuir tu nivel de grasa abdominal es conveniente que realices también un buen entrenamiento cardiovascular, súbete a la bicicleta elíptica o a la cinta de correr por lo menos 3 veces a la semana durante 30 ó 45 minutos cada vez.

34. Antes de comenzar algún programa de entrenamiento, y sobre todo si padeces alguna lesión, consulta con un médico y/o fisioterapeuta para que te recomiende lo más adecuado según tu estado físico.

Cuando uno se encuentra deprimido o un poco triste de más, lo más adecuado es plantearse cortar con la chatura y salir del pozo. Estos estados mentales no son fáciles de combatir, pero a decir verdad el único que puede salir de ellos es uno mismo, y la voluntad para hacerlo está, sólo hay que saber encontrarla.

Una de las estrategias más recomendables para poder cortar con estos períodos de tristeza y desazón está vinculada al estar activo, desde luego. Me refiero a hacer ejercicio, un lugar común dentro de situaciones anímicas perjudiciales e indeseables.

Y esto es así a tal punto que las recomendaciones de los médicos a sus pacientes para que hagan actividad física son cada vez mayores. Esto muestra que la costumbre de recetar medicamentos (psicofármacos) para personas deprimidas se está eliminando, y que la medicina se está centrando en estrategias más sencillas y para nada perjudiciales (sin efectos secundarios), muchas de ellas asociadas al deporte, tal como vemos.

Incluso la Fundación de Salud Mental Británica encuestó a doscientos profesionales médicos, y las conclusiones a las que llegó son bastante contundentes. Un 22% de los médicos consultados recomienda a sus pacientes la práctica de actividad física para eliminar el estado de depresión.

Esto muestra que el creciente interés por parte de la medicina en el ejercicio físico como medio para eliminar la depresión es un hecho, y que verdaderamente esta es una solución válida para eliminar esta clase de problemas.

La mayoría de las personas no caminamos tanto, pero caminar se considera el ejercicio más completo y uno de los más seguros.
Aquí tienes algunas razones para que te animes a caminar más:
Caminar es el ejercicio más antiguo, más fácil, se practica en cualquier lugar, en cualquier circunstancia, no tienes que gastar, es seguro, es efectivo, no necesitas tener habilidades o entrenamiento. Como todo ejercicio físico ayuda tanto a nivel físico como emocional, el hacer ejercicio relaja y despeja la mente, ayuda a moldear tu cuerpo y ponerlo firme, promueve mejor digestión, aumenta la circulación y fortalece el corazón entre otros.
Aquí ofrecemos 10 consejos sobre lo que debes EVITAR al empezar a caminar correctamente.

  1. Calzado adecuado: es muy importante llevar unas zapatillas adecuadas cuando empezamos a caminar como ejercicio. Las suelas deben ser flexibles, deben ser la talla correcta y debes cambiar de zapatillas una vez al año. Lo mejor es ir a una tienda de deportes y consultar tus necesidades y tu talla con un experto. De esta forma evitará posibles lesiones en los pies y en las piernas.
  2. Caminar con flexibilidad: Unas zapatillas flexibles te ayudarán, pero aun así debes intentar tomar pasos de forma relajada, uno tras otro, permitiendo un movimiento natural y flexible de los pies.
  3. No tomar pasos demasiado grandes: Muchas personas cuando empiezan a andar pretenden tomar grandes pasos y así llegar más lejos. Es un error porque castiga los pies y los gemelos. Es preferible tomar pasos más pequeños, de acuerdo con el tamaño de cada uno, durante más tiempo.
  4. Andar con la cabeza arriba: Una buena postura te permite respirar bien y mantener la línea corporal. La barbilla arriba, en paralelo al suelo y los ojos mirando unos 3 metros delante.
  5. No mantener los brazos quietos: Si dejas que los brazos se cuelguen corres el peligro que de las manos y los brazos se hinchen y además funcionan como un freno. Los brazos deben estar en movimiento, constantemente, como una péndula delante y detrás.
  6. Mover los brazos de forma correcta: Debes tener los codos cerca al cuerpo y mover los brazos hacia adelante y hacia atrás, pero sin cruzar la línea central del cuerpo y sin subirlos más arriba que su pecho.
  7. Vestirse de forma adecuado: Es importante llevar ropa vistosa (y si caminas por la noche, ropa fluorescente tipo ciclista y ropa que le permite sudar. También es interesante vestirse en capas – una camiseta, un jersey, un impermeable…. Prendas que podrá quitar y llevar sin que resultan un estorbo.
  8. Caminar recto: Si se agacha hacia delante o atrás es posible que sufra una lesión de espalda o cuello. Caminar recto, con los hombros relajados, barbilla recta y paralela al suelo. Imagina que eres más alto de lo que realmente eres. Si le cuesta andar recto, intenta hacer unos ejercicios abdominales para fortalecer los músculos.
  9. Beber agua: Es importantísimo bebe agua antes, durante y después. Como pauta, bebe un vaso de agua 10 minutos antes de empezar a caminar, un vaso cada 20 minutos y al terminar, uno o dos vasos más. Evite bebidas con cafeína antes de andar, porque al causar una pérdida de líquidos, tendrás más sed y tendrás que parar a orinar durante el ejercicio.
  10. Descansar un día a la semana: Es tan malo no hacer ejercicio, como hacerlo tanto que pronto te hartas y pierdas el entusiasmo inicial. De vez en cuando toma un día de descanso para que tu cuerpo pueda repararse y los músculos puedan resconstituirse. Si no concibes perder ni un día de ejercicio, prueba otro tipo una o dos veces a la semana.